Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info. El blog de Solina - De todo un poco: Caídos del cielo, Lucía González Lavado

lunes, 14 de enero de 2013

Caídos del cielo, Lucía González Lavado



Título: Caídos del cielo.
Autor: Lucía González Lavado
Editorial: Mundos Épicos. 
ISBN: 978-84-92826-28-5
Formato: Rústica con solapas 21,6 x 15 cm Páginas: 
 256
Colección: Serie Joven
Precio: 17,00
A la venta 15 de noviembre 2011. 






Sinopsis:
La humanidad ha castigado a la Tierra hasta casi destruirla. La contaminación se ha extendido por todo el planeta y la flora y la fauna están muriendo. Como si de un cuento se tratara, del cielo surgen ángeles que castigan a la humanidad por el daño provocado.
A los pocos supervivientes los obligan a vivir en ciudades rodeadas de vegetación. En ellas coexisten y son vigilados por dríades, napeas y otras criaturas, para que no causen ningún daño. Sin embargo, cuando la misión de los alados está a punto de terminar, uno de ellos es capturado y los suyos lo abandonan a su suerte.
Años más tarde, los humanos vuelven a ser juzgados. La devastación está cerca y sólo hay una manera de impedir que llegue: un grupo de humanos tiene que demostrar lo que han aprendido estos años e incluso deberán aliarse con sus enemigos (ángeles y dríades) para evitar la destrucción total de la vida humana.
En una Tierra desolada, un grupo de desconocidos emprenderá un arriesgado viaje en busca de respuestas y de las razones del castigo que les ha tocado vivir. Las plumas llueven del cielo, otra vez, y en esta ocasión los ángeles no serán compasivos.



Sobre la Autora:

Lucía González Lavado (Mérida 1982. España) Desde niña mostró su pasión por la escritura y en especial la fantasía. A los ochos años ya escribía cuentos de fantasía, aunque no fue hasta la adolescencia cuando empezó a mostrar más pasión por la escritura.

Muchas de sus obras han cruzado fronteras llegando a publicarse en China, Estados Unidos e Italia.
En la actualidad trabaja como reseñadora literaria y tiene su propia columna en la revista Grada, llamada: La rosa negra.